Browse By

Lenin y su olfato político

Lenin comprendió que el éxito político va unido a interpretar el “ánimo de la multitud” y aprovecharse de las pasiones revolucionarias de las masas para llevar adelante la profecía marxista de la revolución proletaria y el fin del capitalismo. Fue un astuto estratega, tuvo buen

Manchester

Antes, Mario desayunaba en el Manchester. Pedía un cortado, una medialuna y dos vasos de agua. Pedía los dos a la vez para no morir de sed entre que terminaba uno y se lo volvían a llenar. A las 8, el mozo de turno, que

Horizontes desdibujados

Esta fotografía fue tomada en algún lugar remoto del interior de Uruguay. Junto a ella vengo a mezclar algunos mitos y a desmitificar otros. Con el horizonte borrado y el cielo en cada rincón no hay más remedio que ponerse en el lugar de Narciso.

Simpatías herreristas en el nacimiento del peronismo

Los primeros sim­patizantes extranjeros en el nacimiento del peronismo (1945-1946),  se ubicaron entre partidos englobados historiográficamente dentro de la categoría de la derecha política. Cuando desde Uruguay se estudia o se recuerda la recepción política del primer peronismo se sostiene que primó el rechazo, la desconfianza

La plaza

Salvador fue el primero en llegar a la plaza, a ese lugar de la plaza que quién sabe por qué razón nos apropiamos, si ni siquiera tiene un banco. Es un pedazo de pasto bastante incómodo para sentarse. Lo habremos elegido, sin darnos cuenta, porque

La libertad de estar contra las cuerdas

El club deportivo Quebracho lleva adelante un proyecto de boxeo que trabaja con personas privadas de libertad de la cárcel de Canelones. Con la intención de conectar a los integrantes del club con personas de otras instituciones, se organizó un evento de boxeo en la

El mito del Elefante y la reina

Le aseguro que usted sabe de lo que le hablo cuando le digo que solemos perder apuestas, pura y exclusivamente, por poseer la facultad de la terquedad. No digo que la reina Isabel lo sea, pero el fotógrafo se manejó muy bien a la hora

Mediotanque

Volví a mi casa. Salvo por algunas construcciones nuevas, todo seguía igual en la pequeña ciudad que ya no era tan pequeña. Llegué por la mañana, y esperé en el living a que fuera una hora razonable para visitar a mis amigos. Mis padres dormían.

El Gordo

En el decurso de una vida consagrada a las letras y (alguna vez) a la perplejidad metafísica, he divisado o presentido una refutación del tiempo de la que yo mismo descreo, pero que suele visitarme en las noches y en el fatigado crepúsculo, con ilusoria

El sujeto

El sujeto acostumbraba a que la vida lo atropellara. El tiempo siempre está en ventaja y por mucho que el sujeto corriera, el sujeto nunca podría ganar. El sujeto decide dejar de correr, hacerse a un lado y caminar admirando el paisaje. Levanta los brazos